Nomads (en digital)

La primera vez que abordé un avión fue a los 22 años. Fue un vuelo doméstico desde Caracas, Venezuela, a la Isla Margarita. Estaba ansioso, por ser la primera vez en que tomaría un transporte como este, y esperaba pasar 3 días de descanso con mi novia (y actual esposa) en casa de unos amigos de la familia, para celebrar el año nuevo.

Fue un vuelo de apenas 45 minutos, aproximadamente. No puedo decir que disfruté el viaje, gracias al manojo de nervios en que me había convertido, pero sí encontré fascinante la dinámica diaria de los aeropuertos. Entre el tráfico aéreo, ver despegar/aterrizar aviones de todo tamaño y tipo, y sobre todo esa sensación fugaz y errante de quienes se encuentran en tránsito me atrapó. 

img_0209

Par de meses después, estaría haciendo mi primer viaje internacional, a Perú. 7 años después, contaría con varios sellos en el mismo pasaporte, y varios recuerdos de los aeropuertos que he visitado desde entonces.

Decidí, hace mucho tiempo, tomar fotos mientras me encontrase en tránsito aéreo. Nació Nomads como un intento vago de documentar mi estadía en tierra de nadie. El formato a elegir fue film blanco y negro, tanto por un tema de limitación de recursos, como de estética. Pero ya que no poseo cámara de film, decidí intentar con digital, y en el último viaje que realicé.

Viajé hace un par de días desde Costa Rica, país donde resido actualmente, a Panamá. Tuve, no obstante, una escala y una parada de 4 horas en Managua, Nicaragua. El regreso desde Panamá sí fue directo, sin escalas. Reafirmé mi creencia que la comodidad tiene su precio, por lo que de haber gastado más dinero, habría evitado esa escala, y no estuviese tan cansado dos días después. Sin embargo, existieron limitaciones de presupuesto para este viaje. Me ahorro los detalles del por qué hice este viaje (nada ilegal, eso sí), pero fue otra oportunidad para pasear por distintos aeropuertos en menos de 24 horas.

Luego de ver las pocas fotos que tomé, me di cuenta de varias cosas:

  1. Estoy oxidado. Me acostumbré a la simpleza de un iPhone o una cámara de bolsillo, por lo que familiarizarme con una DSLR me ha tomado tiempo, y eso evitó que lograra fotos en situaciones que habría querido tener una foto más nítida, o clara.
  2. Tengo una relación de amor/odio con mi DSLR, en un único apartado: el sonido del obturador y el “clack” que hace el espejo al subir y bajar, mientras se toma la foto. Amo el sonido, pero puede ser ruidoso en algunas circunstancias.
  3. A pesar de la libertad que implica estar en un lugar seguro como un aeropuerto, igual tengo cero retratos de personas allí: casi todas están de espaldas, o de lado. Suelo tomar fotos en modo ninja (aunque el sonido de la DSLR me delate), o en momentos en que voy caminando muy rápido. Que dios bendiga el modo Shutter Priority (o Tv, en cámaras Canon).
  4. Me gustaría regresar a algún aeropuerto, tal vez conocer uno nuevo, y tomar fotos. Las circunstancias bajo las cuales volé hace un par de días no fueron las más idóneas, pero debí hacerlo por un bien mayor, y apartando esto más el cansancio que me dejan estos viajes express, disfruté tomar fotos, como siempre.

img_0201img_0207img_0204img_0245img_0243img_0240img_0239img_0220img_0238img_0237img_0236img_0213img_0202

 

Espero ampliar mi colección de fotos en aeropuertos y dejar de tomarme selfies en baños públicos.

JM.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: