Democracy Dies In Darkness.
Este es el slogan del diario The Washington Post, uno de los diarios más populares en Estados Unidos. Y hace virtud al peligro inminente que enfrentan las personas cuando sus derechos básicos, amparados en democracias comunes y corrientes, comienzan a ser eliminados o coartados. Viendo más allá de las fronteras de este inmenso país, vemos cómo los Cubanos protestan por libertad, o cómo en mi país natal apresan a líderes de oposición bajo supuestos actos de terrorismo.

Hemos visto detenciones transmitidas online, manifestantes luchar contra fuerzas opresoras, y esfuerzos enormes por silenciar las voces de descontento, que claman justicia y libertad.

En este lado del planeta, la cosa no pinta bien. El Congreso de Texas está buscando aprobar varias leyes para evitar/prevenir fraude electoral, con base en las elecciones presidenciales de 2020 (y de las cuales no existe evidencia de fraude). Expertos denuncian que estas leyes buscan suprimir votos, especialmente de comunidades afro-americanas y latinas. Esto conllevó a la bancada Demócrata de abandonar el estado para romper el cuórum. Ya emitieron orden de arresto a estos legisladores.

Al mismo tiempo, existe otra ley en discusión que busca prohibir a jóvenes transgénero participar en eventos deportivos escolares en equipos que van de acuerdo a su género y no al sexo asignado al momento de nacer, al igual de calificar de abuso a padres de jóvenes transgénero en proceso de transición y tratamiento médico/psicológico. Esto va en contra de las medidas ejecutivas anunciadas hace poco para evitar la discriminación de la comunidad LGBTQ+.

Como inmigrante, tocar estos temas es caminar por un campo minado. Es un acto de peligro, que seguro generará un "por qué no te largas" (es una de mis falacias lógicas favoritas). Pero como inmigrante, que no tiene lugar en su país de origen, no tengo a dónde ir. Y por decir lo que pienso, y oponerme al abuso de poder, es que estoy fuera de él. Cuento con cero representación, como Venezolano y residente en este Estado, así que ser espectador de todo este show es horrible.

Me gusta hablar y escribir sobre política. Cada tanto, converso con mi padre sobre estos temas, compartimos nuestros puntos de vista, pero sobre todo, nos desahogamos sobre lo que nos afecta. Y en este momento, viendo lo que sucede en EEUU, Cuba y Venezuela, es inevitable sentir ansiedad y angustia. Porque todo trata sobre el poder, y cómo unos pretenden hacer uso del mismo, ignorando enormemente aspectos tan elementales como derechos civiles, ciencia, sentido común, etc. Claramente, estamos hablando de problemas muy distintos. Es cero comparable más de 60 años de dictadura en Cuba versus cómo unos Conservadores quieren asegurarse de no perder elecciones al evitar que más gente ejerza su derecho al voto. Pero es un juego de poder, a final de cuentas. 

Siento que el slogan de The Washington Post no es el más adecuado. La democracia no muere en la oscuridad. Muere en el silencio, en la ausencia, en la maldad y avaricia. Y todas ellas están a simple vista, bajo la luz del sol.

Capitolio del Estado de Texas.
Austin, Texas.
Julio 2021.

You may also like

Back to Top